El gigante sin cama

Foto de la historia

EL 24 de septiembre de 1964, Ecuador tuvo el honor de recibir al general y estadista Charles de Gaulle, presidente del Gobierno Provisional de la República de Francia, como parte de la gira que realizara por Latinoamérica a países como México, Ecuador, Perú, Chile, Colombia y Brasil, con el fin de fortalecer las relaciones de esta zona del mundo con Francia.

De Gaulle permaneció en Quito, ciudad capital, apenas un día, y como nos cuenta Elvirita Maldonado, que aún recuerda esta historia, toda la ciudad permanecía expectante por la llegada de tan ilustre personaje.

Elvirita, que en esos años era una niña pequeña, estudiante del colegio de las madres Mercedarias, relata que la novelería por el visitante era tan grande que tuvo que aprender junto a sus compañeras de colegio nada más y nada menos que el himno francés, La Marsellesa.

No se escatimó gasto alguno en la recepción y estadía del presidente, todo estaba a punto, aunque como dato curioso a última hora se percataron que ningún buen hotel de la ciudad contaba con una cama donde entrara el gigante De Gaulle, el general medía poco más de dos metros alto.
Así que tuvieron que buscar de inmediato a un carpintero que a la brevedad solucionara el problema, y es que los quiteños somos de talla pequeña, pero de corazón enorme.

Entre risas, Elvirita recalca que nunca se supo de ninguna queja por parte del presidente Francés, y menos aún de la cama que mandaron a construir, pero eso sí, somo muy buenos anfitriones.

Ubicación

Compartir


© Instituto Metropolitano de Patrimonio de Quito / IPANC 2022