El último cucurucho

El viernes de Semana Santa, Fabián Almeida toma el traje de cucurucho elaborado por él mismo y espera pacientemente el paso de todos los cristos, romanos, cucuruchos y verónicas que participan en la procesión del Jesús del Gran Poder.

Hace siete años empezó a confeccionar trajes de cucuruchos y, en ese entonces, le pidió a Jesús que le conceda la prosperidad económica con este nuevo emprendimiento. Si le hacía el “milagro”, Fabián siempre saldría a la procesión del Viernes Santo y caminaría atrás de todos los fieles, nunca adelante.

El milagro se le hizo realidad y, desde entonces, Fabián se convirtió en el último cucurucho que desfila en la tradicional procesión religiosa quiteña.

Ubicación

Fichas para Profes

Descargar ficha del video:

Compartir


© Instituto Metropolitano de Patrimonio de Quito / IPANC 2022